25 octubre, 2014

Primeros Días en Casa con el Bebé: Consejos Para Mamás Primerizas

Llegó el día tan esperado, después de tanta ansiedad y tanta espera, de tantos cambios hormonales y tantos kilos de más, del nerviosismo, las expectativas, las comidas a deshora, la acidez, los sueños sobre cómo sería tu bebé, las dudas sobre si reconocerías una contracción, si podrías atravesar un parto normal... llegó el día y también pasó. 

La mezcla de sentimientos y sensaciones en esas primeras horas postparto es extensa y contradictoria. Desde el cansancio absoluto a la euforia que no te deja dormir, la alegría sin límite y el llanto bordeando la depresión, la emoción al ver sus ojos, sus manos pequeñitas y saber que es un nuevo ser que nació de vos, y la desesperación e impotencia de todo lo que tienes que hacer y aprender y no sabes cómo. 

Creo que todas las madres pasamos por esto. Aunque antes del nacimiento de nuestro bebé estamos tan deleitadas con el crecimiento de la panza, y concentradas en leer toda la información posible sobre el embarazo, que nos olvidamos de averiguar algo, aunque sea mínimo, de lo que pasará después del nacimiento. 

Pero en fin, llegó el día, tu bebé nació, lo tuviste en brazos por primera vez y comenzaste la ardua tarea de aprender a ser mamá. Y de repente te enviaron a tu casa, así tan inexperta como sos, con todos tus miedos a cuestas. Y apenas pones un pie fuera de la clínica te sorprende ver que, después de semejante situación límite que acabas de experimentar, el mundo sigue funcionando igual que antes, la gente tiene las mismas expresiones de siempre, como si no supieran que ha sucedido un milagro. Vos, en cambio, tienes miedo de todo y todo te parece peligroso: el frío, el calor, el viento, el agua, el ruido, los gérmenes, los autos, el taco de tu zapato y las baldosas flojas, los desniveles en las veredas, los charcos que hay que saltar, las personas que tienes que esquivar. Y no es para menos! tienes un ser indefenso, recién salido de la protección absoluta de tu cuerpo. 


Por eso llegas a casa y lo primero que haces es poner un frasco gigante de alcohol en gel apenas cruzas la puerta de entrada. 

Yo me acuerdo que me pregunté por qué no me mandaban a casa con un equipo médico, una maestra de maternidad, una asesora de lactancia, una niñera... alguien por Dios! 

Pero tranquila, todo se aprende. Y si bien nadie nace sabiendo ser madre, los bebés suelen ser bastante intensos para enseñarnos. 



Consejos para esos primeros días en casa con tu bebé: 


1. Intentá estar acompañada por alguien que ya tenga experiencia en la maternidad y con quien te sientas cómoda. Puede ser tu mamá, una hermana, amiga, cuñada o suegra, siempre que tengas una buena relación y un alto grado de confianza para poder decirle lo que necesitas y aclararle lo que te molesta y lo que prefieres hacer sola y sin ayuda. 

2. Concentrate exclusivamente en tu bebé e intentá afianzar el vínculo, sentir sus sentimientos y sensaciones. Este momento es para ustedes dos, para que se conozcan y se unan. Tu bebé acaba de salir al mundo exterior, pero sigue necesitando el cuerpo de su mamá, no entiende que es un ser distinto de vos, no lo prives de tu cuerpo. Todo lo demás es de menor importancia. 

3. Intentá dormir cuando tu bebé duerme. No te preocupes por tareas de la casa. Cuando tu bebé demanda, demanda al 100%, y es necesario que vos estés al 100% para atenderlo, por eso debes estar descansada. No dormir te puede impedir cumplir con las demandas de tu bebé. 

4. Pedí ayuda: muchas veces la familia y los amigos cercanos se ofrecen "para lo que necesites", pero no saben muy bien qué hacer, a menos que se lo pidas. Sé sincera y concreta en tus peticiones. Cuidar al bebé es lo único que tienes que hacer y lo único que no puedes delegar, así que para todo lo demás, aprovechá las ayudas que te ofrezcan: hacer compras de mercadería, lavar la ropa, planchar, preparar alguna comida. 

5. Reducí al mínimo las visitas, y que sean preferentemente personas muy allegadas y de mucha confianza. Las visitas de compromiso es mejor dejarlas para cuando ya estés más organizada, descansada y con los pies un poco más sobre la tierra. 

6. Alejate de la cocina, la plancha y cualquier situación de calor. Las hemorragias son peligrosas en tu estado. 

7. No te sientas culpable por sentirte triste. En estos momentos tan intensos es normal llegar a sentir angustia y tristeza, en medio de la felicidad. Seguramente tendrás deseos de llorar, no te reprimas. Acabas de vivir una de las experiencias más profundas de la vida de una persona. Pero si sientes que la situación se está saliendo de control, pedí ayuda. La depresión postparto no es común a todas, pero existe y debemos protegernos. 

8. Fluí. Disfrutá. Entregate. Tu bebé nunca será tan pequeño como ahora. Estás viviendo un momento único y especial. Si no es ahora, cuándo? Se feliz al estilo "mamá reciente", porque esta felicidad es también única y especial, distinta de cualquier otra felicidad, no se caracteriza por la sonrisa constante y las ganas de bailar. Sumergite en las profundidades de tu alma y sentí la plenitud que la naturaleza te acaba de regalar. Sos mamá! acaso importa algo más? 

Y repetilo hasta que lo creas: SOY MAMÁ!!
Felicidades y Bienvenida a tu nueva vida! 

Qué opinas de estos consejos? los consideras útiles? puedes agregar algunos más? 

4 comentarios:

  1. Son buenos consejos, pero a veces es difícil seguirlos... incluso en esta situación cuesta desprenderse de los hábitos y la inercia.

    Buen artículo, enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, siempre cuesta un poco, pero vale la pena. Gracias y saludos.

      Eliminar
  2. "Tu bebé nunca será tan pequeño como ahora".

    Uf... triste verdad. Voy a dejar internet y me voy a poner a mirarlo pero ya.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por todos los consejos Mónica porque en menos de dos meses viene mi primer pequeño y estoy preparando todo e informándome lo mejor posible para ser una buena mamá, gracias guapa

    ResponderEliminar

Espero tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...