02 octubre, 2014

¿Dónde Está Mi Chupete?


Hace un par de meses me pareció que era hora de cambiar el chupete de Vicolina, así que fui a la farmacia y le compré otro. Como estaba aburrida (yo) de ver siempre el mismo chupete, decidí comprarle otro diferente, de otra marca, forma y color... ¡Error! Jamás quiso usarlo. 

Esa noche se durmió con su chupete anterior, y al día siguiente fui a comprarle otro, idéntico al que tenía, el que recibió sin problemas. 

El drama fue que hace un par de semanas su chupete preferido desapareció de la faz de la tierra. Y, conociéndola como la conozco, puede ser que aparezca algún día adentro de un zapato en desuso, en alguno de los cajones de la cocina o que se haya ido en alguna bolsa de basura o en el medio de un pañal usado y no volvamos a verlo nunca más. 

Como Vicolina ya tiene 17 meses pensé que quizás podíamos probar vivir sin chupete, aprovechando esta desaparición misteriosa. Así que el primer día decidí no comprarle otro y probar cómo andábamos. 

Todo transcurrió con normalidad durante el día, sin que demuestre ninguna ansiedad. Hubo un pequeño malestar a la noche, al momento de dormir, porque la costumbre suele ser amamantarla hasta que quede dormida y, en ese instante en el que ya deja de succionar, le doy su chupete y sigue durmiendo sin problemas. Esta vez no pudo ser así, porque no teníamos su chupete preferido. Entonces recordé que teníamos el otro (el que no le gusta) y decidí dárselo, estando ella casi dormida. Lo recibió con cierta desconfianza, lo dio vueltas y vueltas en la boca, se lo puso al revés hasta que finalmente se dio por vencida y se durmió. 

El mismo proceso se repitió durante dos o tres noches, prescindiendo totalmente del chupete durante el día y usándolo solo al momento de dormir, aunque con cierta incomodidad de su parte, pero una incomodidad resignada, al fin. 

Y lo extraño ahora es que, hace tres días el chupete que no le gusta ¡también desapareció! Ya estoy pensando que lo hizo a propósito, porque prefiere dormir sin chupete que con el chupete feo. 

En definitiva, esta es nuestra historia de "dejar el chupete", una mezcla de accidente y voluntad encubierta (de la nena que lo perdió dos veces y de la mamá, que no buscó demasiado). 

¡Adiós chupete! Otra etapa que se cierra en nuestro crecimiento, otra nostalgia sumada al baúl. 

P.D. debo reconocer que el chupete era feo jaja 

Existe una gran controversia en torno al uso del chupete, pero ¿sabías que es un aliado en la prevención de la muerte súbita? 

Por eso la Asociación Española de Pediatría recomienda su uso durante el primer año de vida del bebé, siendo especialmente importante en los bebés no lactantes. 

Más información aquí. 

2 comentarios:

  1. hola moni.. yo no tuve problema en ese tema ..santi dejo solito el chupete a los 6 meses.. la info que das de la asociacion española de pediatria no la sabia.. gracias por el dato..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lu! qué suerte que lo haya dejado solito!! Gracias por comentar, besos!!

      Eliminar

Espero tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...