03 julio, 2014

Crecer no es Madurar

Crecer no es Madurar
Recuerdo haber despertado un día, con mis "veintimuchos" años y haber pensado "Ok, ya crecí... cuándo será que voy a madurar?". Y no es que no hubiera estado a la altura de la circunstancia que estaba viviendo, podía hacerme cargo de todas mis obligaciones y responsabilidades con el nivel requerido, podía estudiar mi carrera, tener un trabajo de "adultos", relacionarme con personas de todas las edades, comprar mis cosas, viajar sola y todo lo que se supone que una persona adulta debe poder hacer por sí misma. Sin embargo, no me sentía madura, me sentía igual de niña que siempre, solo que mis tareas habían cambiado.

Sin embargo no pensé demasiado, simplemente seguí en lo mío, asumiendo que así como crecer había sido natural, la madurez también sería natural y llegaría en algún momento sin que yo tuviese que buscarla.

Pasó mucho tiempo, o quizás no fue mucho, fueron algunos años, pero cambiaron muchas cosas: en el transcurso de esos años me recibí, me enamoré, me casé, quedamos embarazados, experimenté una vida crecer dentro de mí y nació mi hija, formamos una familia en la que uno más uno resultó ser cuatro, y eso por contarles solamente lo que sucedió en el seno de mi núcleo más íntimo, porque sería iluso negar o desconocer las repercusiones de las vivencias familiares de personas amadas, como padres, hermanos, sobrinos y demás.

Un día, en medio de unas vacaciones familiares, desperté en un hotel y miré a mi alrededor. Efectivamente... éramos cuatro. Recordé mi vida anterior en la que era yo sola, pensando solo en mí, viviendo para mí, en donde me sentía "adulta" porque era capaz de hacerme cargo... "hacerme cargo de qué?" me pregunté... hacerme cargo de mis cosas, de mis tareas, de mis responsabilidades, solamente eso.

En este nuevo panorama en el que desperté esa mañana pensé: "esto debe ser madurar: haber formado una familia, hacerme cargo de otras personas, preocuparme y ocuparme de ellos". Error otra vez. Lo que había era pura y simplemente un cambio en las circunstancias, un cambio fuerte, sí, y muy grande, que traía aparejado un cambio de estructuras y de roles, un incremento en las responsabilidades, una nueva dinámica, pero no implicaba madurar.

Me pregunté entonces qué es madurar. Hoy pienso que madurar es hacerse cargo de uno mismo,  es encontrar nuestro niño interior y curar sus heridas, es permitirle perdonar, es continuar en ese niño interior, la tarea de crianza que nuestros padres dejaron trunca, sanear sus errores y llevarlo de la mano por el camino hacia su propia superación y felicidad. Madurar es ayudar a nuestro niño interior a que comprenda que ya no es niño y que puede dejar ir a los fantasmas del pasado, que puede mirar debajo de la cama y dentro del ropero y ver que no hay monstruos, que puede olvidar que el compañero del jardín le mordió el dedo y perdonar a su papá por no haberlo acompañado el primer día de clases. Maduramos cuando comprendemos que lo que nos pasa es responsabilidad nuestra, que nuestros actos tienen consecuencias, que nuestra vida es el resultado de nuestras decisiones pasadas. 

Cuando por fin maduremos, nuestro niño interior sanará y será feliz, entonces podrá salir a jugar de vez en cuando, a asombrarse con alguna maravilla o algún milagro, a amar otra vez con la inmensidad de su inocencia, a jugar en el piso con nuestro niño... no ya el interior, sino el que la vida nos prestó para ser sus padres. 

Alguna vez te planteaste la diferencia entre crecer y madurar? qué es madurar para vos? Crees que se produce naturalmente o tenemos que lograrlo nosotros con un trabajo consciente? 

12 comentarios:

  1. No había pensado en la diferencia. Pero es cierto que madurar no viene con la edad. Desde que soy madre creo que he madurado más que en toda mi vida.

    ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente no viene con la edad! Besos! gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Yo tp habia pensado nunca en las diferencias, pero creo q no terminamos nunca de hacer las dos cosas. Aun me sorprendo cuando me miro al espejo y voy cargando a Álvaro y me pregunto si estoy preparada/madura para asumir las responsabilidades de la maternidad.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la maternidad siempre parece demasiado responsabilidad, no? creo que nunca nos sentiremos lo suficientemente maduras para afrontarla. Besos!

      Eliminar
  3. Qué entrada más bonita. Me ha gustado mucho. Yo he pensado sobre ello a veces, porque es cierto que, en el fondo, me sigo viendo como una niña, aunque sí me veo madura. Creo que es extraño esto de crecer y asumir responsabilidades. Creo que lo de madurar se produce naturalmente pero también es necesario poner de nuestra parte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegra que te haya gustado. Puede ser que sea una mezcla de ambas cosas, como dices vos... lo bueno es que lo pensemos, no? Besos

      Eliminar
  4. Ayyy Moni, te juro que siempre me hice la misma pregunta!!. Que es madurar y como me doy cuenta!! tengo 27 años y pense que madurar podría haber sido salir de mi casa, vivir sola, pagar cuentas hacerme cargo de mi mismo! Pero siempre me quedo esa duda si era eso madurar!! Cuando me fui a vivir con mi pareja y tuve a mi bebe pensé que podría ser, reírme de mis defectos, volverme niña con mi hijito, perdonar a las personas, no sentirme mal por pequeñeces. Y leyendo tu articulo me quedo mas que claro lo que es madurar. Hermoso!!! Realmente es para reflexionar. Un Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Natali! Qué bueno que te haya servido para reflexionar, entonces se cumplió mi objetivo. Besos!

      Eliminar
  5. Creo que nunca me paré a pensar en la diferencia y desde bastante joven me sentí bastante madura. Para mí madurar es asumir tus propias responsabilidades. Conozco a gente a las que les cuesta madurar y es por el miedo a asumirlas, bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, puede ser, hay mucha gente que no asume las responsabilidades que vienen con el hacerse adulto. Besos! gracias por tu comentario.

      Eliminar
  6. ¡Hay quién No madura nunca! . Porque una cosa es mantener un espíritu de niño y otra ser irresponsable . En esta generación y época , me es curioso ver muchos hombres solteros bastante mayores y sin hijos , que no han querido tener este tipo de responsabilidades , ya sea por egoísmo o inmadurez .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se conocen muchos de esos por aquí también ajjaja. Besos y gracias por comentar.

      Eliminar

Espero tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...